El buque Ever Given continúa retenido en Egipto desde el mes 23 de marzo, tras quedar bloqueado en el Canal de Suez, mientras los responsables de la infraestructura tratan de llegar a un acuerdo con el propietario, Shoei Kisen.

De momento, la vista judicial prevista para la pasada semana se ha pospuesto, ya que ambas partes parecen cerca de resolver sus diferencias sobre el montante que deberá abonar el propietario por los gastos derivados del rescate del buque de 20.388 TEUs que continúa retenido en Egipto, con toda la carga abordo, más de 9 semanas después del accidente.

El investigador principal de la Autoridad del Canal, Saeed Shisha, continúa culpando de lo sucedido al capitán del buque, que dio un total de ocho órdenes en 12 minutos para tratar de alinear el buque de nuevo.

Según la investigación, el Ever Given, que navegaba a una elevada velocidad, viró a izquierda y derecha antes de encallar la proa en la margen derecha del canal de Suez. Aunque inicialmente, la reclamación ascendía a 916 millones de dólares, ya se ha rebajado a 550, aceptando un primer pago en concepto de fianza de 200 millones para permitir al buque proseguir el viaje.

Por su parte, desde la propiedad del  buque Shoei Kisen insisten en que la Autoridad del Canal debería haber enviado remolcadores para ayudar al tránsito del buque, pues navegaba por la vía durante una tormenta y con fuertes rachas de viento.

Ambas partes volverán a reunirse en sede judicial en el mes de junio.