Pese al escenario de crisis, el uso de gas natural como combustible marino sigue ganando espacio a medida que las infraestructuras de suministro se van generalizando.

Este es el caso, por ejemplo, del puerto de Almería, tras encargar a mediados de marzo a Tramitaciones de Ingeniería para la Industria y Energía la asistencia técnica para la valoración y estudio de suministro de GNL a ferries.

El estudio valora la viabilidad económica y ambiental de este combustible en la generación de electricidad destinada a los buques atracados a puerto para eliminar sus emisiones, así como los ruidos que generan.

Así pues, este mismo mes, la Autoridad Portuaria de Almería ha adjudicado a José Martinez Sierra los trabajos de adaptación de los muelles en rampa 2, 3, 4, 5 y 6 para el suministro de GNL a buques por un importe de 13.955 euros, con un plazo de ejecución de 28 días.

En esta misma línea de responsabilidad medioambiental, el enclave portuario almeriense estima que el uso de este combustible conseguiría una reducción tanto cualitativa como cuantitativa de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmosfera.

De igual manera, la Autoridad Portuaria también trabaja para instalar puntos de carga para vehículos eléctricos en los enclaves de Almería y Carboneras, así como en estrategias de intemodalidad, con el fin de incorporarse a la estrategia europea del Crecimiento Azul, una política de la Unión Europea que tiene como objetivo el apoyo al crecimiento sostenible de los sectores marino y marítimo.