Una vez conocido el veto impuesto por Marruecos a los puertos españoles para la Operación Paso del Estrecho 2021, las mínimas esperanzas de los enclaves peninsulares se centran en recibir pasajeros de vuelta a Europa tras las vacaciones.

Así, por ejemplo, los responsables del recinto portuario de Almería se muestran cautos y, en previsión de que el reino alauita decidiera abrir sus fronteras con España, ha creado a primeros de año una comisión interna y ha mantenido reuniones con navieras e instituciones para preparar el operativo de la Operación Paso del Estrecho.

Tras el mazazo, el enclave alberga la esperanza de que al menos en el retorno de los pasajeros a Europa pueda realizarse a través de las instalaciones de la rada, dado que ya están ejecutadas las obras de mejora, mantenimiento y conservación del puerto, al tiempo que se han puesto a punto todos los servicios portuarios, a falta solo de la contratación de personal de refuerzo.

El puerto de Almería es el segundo de España con mayor tráfico de pasajeros en la Operación Paso del Estrecho, después de Almería.

Durante el verano de 2019, el último en que se llevó a cabo la Operación, pasaron más de 580.000 pasajeros, un 4,2% más que en 2018, y más de 130.000 vehículos, un 6,8% anual más.

Estas cifras representan más del 60% del movimiento total de viajeros y vehículos del recinto almeriense en un año, por lo que la cancelación de la Operación afectará notablemente en su balance anual de tráfico de viajeros.