La Autoridad Portuaria de Barcelona ha iniciado el proceso de recogida de datos para elaborar su nuevo Estudio de Impacto Económico de la actividad comercial y digital, encargado a Ecoatenea.

Este documento pretende valorar la dimensión comercial de la instalación y, muy especialmente, conocer el valor añadido que genera en la economía de su hinterland, además de recabar datos para valorar su impacto medioambiental y social.

El último Estudio de Impacto Económico se llevó a cabo en 2010, pero desde entonces el puerto ha experimentado cambios importantes en todos los aspectos, destacando la innovación y digitalización como los nuevos factores de competitividad.

En consecuencia, el estudio permitirá poner en valor el esfuerzo realizado por las empresas de la comunidad portuaria en inversiones tecnológicas en todos los ámbitos operativos y comerciales, como la telematización de procesos, la automatización y gestión digital de las operativas, la plataforma Portic o la innovación en servicios digitales.

Así, se pretenden poner cifras al salto cualitativo que ha dado el puerto en los últimos años, en los que ha tenido un papel principal la tecnología, pues está transformándolo en un recinto más competitivo, con mayor alcance territorial y menor impacto ambiental.

En definitiva, ahora es un puerto más productivo capaz de mejorar la competitividad de las empresas y la sociedad en la que presta servicio. Por ello, es importante valorar los beneficios que ha aportado al crecimiento de la instalación la apuesta de la comunidad portuaria por la digitalización. 

Además de cuantificar los aspectos económicos, como la contribución del puerto al PIB catalán y español, la encuesta también analizará la ocupación generada directamente por la actividad portuaria o la reducción del impacto medioambiental, entre otros.