Aunque el proyecto de construcción de la que será la tercera terminal de contenedores del enclave barcelonés, tras TCB y Best, se encuentra en sus primeras etapas, con la realización de los primeros estudios geológicos, “es necesario estar preparados para seguir creciendo”.

Con un horizonte a 10 o 15 años, el proyecto contemplará la posibilidad de operar con barcos más grandes y contará con calados de 20 metros. Se ubicará en el Prat de Llobregat, frente a la actual terminal Best, con un modelo de terminal pública operada por una empresa privada en régimen de concesión, para lo que ya hay “empresas que han mostrado interés”. En el plazo de un año “deberíamos tener un documento con el que comenzar a trabajar en las diferentes fases del proyecto”.

De esta forma se podría llegar, con mejoras en las terminales actuales, hasta los 6 millones de contenedores, aunque “todo depende del crecimiento del mercado y de lo que pueda absorber”, ha afirmado la presidenta del puerto, Mercé Conesa, en un encuentro mantenido con la prensa a los tres meses de su toma de posesión, que tuvo lugar el pasado 7 de julio.

Después de un año excepcional como el de 2017, en el que el puerto de Barcelona ha sido el puerto europeo que más creció en tráfico de contenedores (+32,5%), “debemos mantener un crecimiento sostenible”, centrado en tres ejes estratégicos, como son la ampliación del puerto, la de su hinterland y la orientación al cliente, ha afirmado Conesa.

Ampliación de la terminal Best

Respecto al crecimiento del puerto, será la terminal Best la primera que acometa su ampliación, que ya ha comenzado con los primeros movimientos de tierra que efectúa la autoridad portuaria.

Por su parte, la terminal que cuenta con 1.500 metros lineales de muelle y que se encuentra a un 84% de capacidad, recibirá en abril de 2019 nuevas grúas, que le permitirán consolidar su capacidad, de forma que la ampliación podría estar lista para 2020.

Una de las prioridades actuales de la presidenta Conesa, pasa por buscar una solución a los accesos ferroviarios y viarios al puerto.

Una de las prioridades actuales de la presidenta Conesa, pasa por buscar una solución a los accesos ferroviarios y viarios al puerto.

En los nueve primeros meses del año, el enclave portuario barcelonés ha canalizado 2,5 millones de TEUs, un 13,5% más que hace un año, siendo los contenedores en tránsito los que han experimentado el ascenso más notable, con un 32%.

También los accesos ferroviarios

Otra de las prioridades actuales de la presidenta Conesa, pasa por buscar una solución a los accesos ferroviarios y viarios al puerto, que se van a abordar en una reunión conjunta con Adif y el ministerio de Fomento esta próxima semana, “que debe servir para unificar criterios y a partir de ahí concretar un cronograma para coordinar un proyecto factible y viable para comenzar a ejecutar en 2019”.

El puerto de Barcelona tiene una cuota del 13,5% de transporte de contenedores por ferrocarril y del 35% en vehículos.