El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de La Coruña ha manifestado su preocupación por la demora que sufre la ejecución del enlace ferroviario del Puerto Exterior, dada la importancia del ferrocarril para mejorar la operatividad, incrementar la actividad de carga y descarga, y captar nuevos tráficos, clientes e inversores.

El presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada, ha recordado que el protocolo suscrito el 18 de abril de 2018 con Fomento, la Xunta y Puertos del Estado recoge la construcción del enlace con cargo a fondos del Ministerio, además de una aportación de la Xunta de hasta 20 millones.

Puertos del Estado sigue expresando su compromiso con este proyecto, pero no ha llegado a tramitarlo con Adif. Además, todos los grupos políticos han aprobado resoluciones en el Congreso de los Diputados, el Parlamento gallego, el Ayuntamiento de La Coruña y la Diputación Provincial reclamando la ejecución sin que suponga una nueva carga para el puerto.

Sin embargo, el tiempo pasa y sigue sin haber avances. Para Losada, la carencia del ferrocarril provoca una pérdida de competitividad del Puerto Exterior e impide el traslado de los graneles a Langosteira, bloqueándose la liberación de los muelles urbanos.

Tampoco hay partidas específicas para ejecutar la obra en el borrador de los Presupuestos Generales, algo que aún puede ser corregido, recuerda el presidente, que denuncia que Punta Langosteira será el único puerto de toda la cornisa cántabro-atlántica sin acceso ferroviario, y prácticamente el único de España.

Obras portuarias

El Consejo ha aprobado también la licitación de las obras correspondientes a una explanada de 23.000 m², anexa al nuevo muelle, así como del vial de acceso a la zona, por 2,5 millones. En el segundo semestre de 2021, estarán completamente operativos los 1.550 metros de línea de atraque continua en Punta Langosteira y la superficie de explanadas superará los 2.000.000 m².

Otras actuaciones que están en tramitación son la mejora del canal del acceso, instalaciones contraincendios, viales interiores y la mejora del control de acceso de vehículos. En lo que respecta a inversiones privadas, se iniciarán próximamente las obras de ampliación de TMGA y la terminal de Oleosilos de Galicia.

Además, ha finalizado la ampliación de Hormigones Carral y Galigrain está ultimando sus nuevas instalaciones, mientras Repsol avanza en la construcción del pantalán y el resto de elementos que necesita para trasladar las descargas de petróleo.

Por último, se ha dado luz verde a la extinción de la concesión de Bunge, que ya está utilizando el Puerto Exterior para la importación de cereales, quedando liberados ya del todo los muelles de Batería y Calvo Sotelo. Los silos de la empresa serán demolidos en los próximos meses, al igual que los de Alu Ibérica y Oleosilos de Galicia, y las antiguas instalaciones de Cementos del Cantábrico.