El puerto de Santander adjudica las obras del nuevo aparcamiento para semirremolques

El puerto de Santander adjudica las obras del nuevo aparcamiento para semirremolques a una unión temporal de tres empresas por un importe de 2,75 millones de euros.

Miércoles, 19/10/2022 por CdS

La instalación contará con 160 plazas para vehículos pesados.

La Autoridad Portuaria de Santander ha adjudicado las obras de la primera fase del nuevo aparcamiento para semirremolques del muelle Maliaño del puerto de Santander, que comprenden también el control en frontera a la unión temporal de empresas Semirremolques por un importe de 2.746.014,67 euros.

Así pues, la agrupación integrada por Cuevas Gestión de Obras, Servicios y Obras del Norte y Llorente Electricidad se ha impuesto para levantar en un plazo de seis meses un aparcamiento destinado a semirremolques y plataformas de mercancía no acompañada, próximo al nuevo puesto de atraque del ferry, en los tramos 1-4 del muelle de Maliaño, con 160 plazas y su correspondiente cierre perimetral.

Según los responsables del enclave, el espacio para los semirremolques y plataformas de mercancía no acompañada que embarca y desembarca de los ferres se encuentra actualmente demasiado alejado del atraque, lo que genera un bajo rendimiento de las operaciones, haciendo necesario buscar una ubicación más próxima al puesto de atraque.

Así mismo, el proyecto contempla la implantación de nuevos puestos para los controles de frontera de la Policía Nacional, en un espacio cercano al muelle de la actual zona de check-in, que pueda absorber adecuadamente los nuevos flujos de embarque y desembarque de vehículos.

En este sentido, la Autoridad Portuaria estiman qu ela entrada en vigor del ‘Brexit’, así como de nuevos requisitos de la UE para el control de pasajeros en frontera hacen necesario ampliar el número de puestos de control de vehículos para la Policía Nacional, de tal manera que se puedan mantener tiempos de escala de los ferries similares a los actuales.

Finalmente, también se acometerá la adecuación de la terminal de ferries a los nuevos flujos de vehículos, como consecuencia del cambio de atraque de los buques, optimizando el espacio empleado mediante el repintado de carriles y reubicación de barreras New Jersey, mejorando así el rendimiento de las operaciones de embarque y desembarque, tanto de mercancías como de pasajeros.

Como consecuencia, se reordena toda la terminal de ferries, ampliándola hacia el suroeste, incorporando un nuevo aparcamiento de semirremolques con una superficie en planta aproximada de 80.000 m², nuevos puestos de control de frontera, y reordenando los flujos de vehículos de embarque y desembarque.