El presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, Francisco Martín, se ha reunido con el consejero delegado de Brittany Ferries, Christophe Mathieu, para tratar asuntos como el de las obras para poder recibir a sus nuevos buques a GNL, el Salamanca y el Santoña, que estarán finalizadas en 2023.

El puerto invertirá 20 millones de euros en los nuevos muelles, 2,5 millones en la rampa de embarque y desembarque de los ferries, cinco para demoliciones y reubicaciones, y diez en la nueva central de suministro de GNL, que garantizará el abastecimiento de los buques. En total, la inversión ascenderá a 37,5 millones de euros.

En lo que respecta al Brexit, tras las primeras semanas de adaptación a los nuevos trámites burocráticos y controles aduaneros, el operador ya trabaja con total normalidad transportando pasajeros y mercancías.

No obstante, Martín y Mathieu han debatido sobre la implantación del nuevo sistema EES de la UE para registrar la entrada, salida y cualquier entrada denegada de ciudadanos de terceros países que ingresen en Europa a través de las fronteras exteriores de Schengen.

Resultados anuales

Por otro lado, la naviera ha publicado este mes sus cifras anuales correspondientes a 2020, que reflejan una caída del 70% en el número de pasajeros hasta llegar a 752.102, limitándose la del transporte de mercancías a un 20%, con 160.377 unidades.

Alrededor del 80% de los ingresos de Brittany Ferries son generados a través del tráfico de pasajeros, por lo que las restricciones por el Covid tuvieron un efecto devastador. En el caso de las mercancías, los desequilibrios se debieron a la acumulación de mercancías hacía el final del período de transición del Brexit.

En total, en 2020 facturó 202,4 millones de euros, frente a los 469 millones de 2019, lo que supone un descenso del 57%. Por ello, se ha embarcado en un sólido plan de recuperación de cinco años y ha encargado a la consultora LEK un estudio de mercado.

Los resultados obtenidos apuntan a que el volumen de pasajeros se habrá restablecido en 2022 a niveles de 2019, lo que irá acompaado de una mejora de los volúmenes de carga.