El presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, Francisco Martín, ha asistido al inicio de las obras de derribo de los tinglados de la calle Antonio López para seguir transformando la zona del Muelle de Maliaño.

En concreto, se van a demoler naves que han finalizado su vida útil, una actuación necesaria para construir la explanada de embarque del ferry, consiguiendo al mismo tiempo que vecinos y paseantes tengan mejores vistas.

Todo este proyecto es fruto del convenio existente entre el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria, suscrito en octubre de 2018, y permitirá liberar 2.500 m² más de espacios portuarios para los vecinos.

La colaboración institucional entre ambas partes ha supuesto hasta la fecha que los santanderinos puedan disfrutar de 75.000 m² liberados de espacios cedidos.

El Ayuntamiento ha adjudicado a SIEC los trabajos de derribo y la posterior urbanización del espacio liberado, con un presupuesto de 1.500.400 euros y un plazo de ejecución de nueve meses.

Por su parte, la Autoridad Portuaria se ha hecho cargo del traslado al Polígono de Wissocq de las dependencias portuarias que ocupaban estos tinglados, una tarea en la que ha invertido dos millones.

El nuevo edificio ha supuesto una inversión de más de 1,4 millones y se ha construido en dos fases. Una primera, en la que se abordó la demolición de parte de la antigua nave de Gerposa, y una segunda en la que se acondicionó el interior y parte de la fachada.

La instalación cuenta con una superficie de 4.101 m² y alberga los departamentos de mantenimiento, compras y motoras, si bien talleres y sindicatos disponen también de su propio espacio.