El puerto de Santander, conjuntamente con Repsol LNG Holding, ESK y Enagas ha constituído un consorcio para superar las barreras existentes en la red de suministro de bunker de GNL, mediante el desarrollo de instalaciones para el suministro a barcos y buques en Santander como puerto estratégico del norte de España.

El proyecto consiste en el diseño y construcción de una terminal de suministro de bunker de GNL en el Puerto de Santander, destinada inicialmente a los nuevos buques que la compañía Brittany Ferries tiene en construcción. El primer barco de esta serie que tiene el gas natural como combustible principal, es el Galicia, y está previsto que comience a operar a finales de este año 2020.

Los nuevos ferries están preparados para utilizar como combustible GNL, aunque alguno de ellos equipa motores duales, con lo que estarán en condiciones de cumplir las estrictas condiciones de emisión de óxido de azufre (SO2) que entraron en vigor a principios de 2020.

La dársena cántabra construirá un nuevo muelle, el de Maliaño 1-4, con un atraque lineal inicial de 400 m, y una rampa ro-ro necesaria para los tráficos de Brittany Ferries. No obstante, se espera que las nuevas instalaciones den servicio en el futuro a otros tráficos ro-ro que tienen al puerto de Santander como escala con puertos del norte de Europa.

La acción será desarrollada en colaboración con ESK, responsable de los camiones cisterna que suministrarán el GNL a la terminal de bunker desde la terminal de regasificación más cercana, y con Enagas.

Este proyecto, que se prolongará a lo largo de cuatro años y dos meses, cuenta con una ayuda europea dentro del programa CEF-Transport, en la convocatoria «Projects on the Comprehensive Network / Maritime Ports«, de 6.334.607 euros a repartir entre los socios en función de su actividad y que en el caso del puerto de Santander asciende a 2.977.140 €.