El puerto de Tarragona avanza con paso firme para electrificar sus muelles y ha iniciado las pruebas de un nuevo sistema de suministro de fluido eléctrico al barco de Salvamento Marítimo ‘Punta Mayor’.

De esta manera se permite la conexión de diferentes sistemas eléctricos de los barcos al muelle y así parar sus motores, reduciendo la contaminación y ahorrando combustible mientras se encuentran atracados a las instalaciones portuarias tarraconenses.

La potencia total que puede suministrar esta conexión eléctrica es de 86 kW. Se ha previsto una nueva arqueta con tomas de corriente y el tendido de nuevo cableado, aprovechando en parte la canalización existente. Una vez conectada queda totalmente cerrada y pueden circular por encima incluso grúas móviles de gran tonelaje.

La prueba se ha realizado en el muelle de Lérida, donde el remolcador de Salvamento Marítimo tiene su base y donde también se realizan operativas de carga de proyecto.

La iniciativa aprovecha las tomas eléctricas que alimentaban las grúas pórtico electrificadas de esta zona del recinto portuario catalán y les da un nuevo uso, mejorando esta conexión a partir de la infraestructura existente, principalmente las canalizaciones, al tiempo que se toma como punto de partida para futuros proyectos de electrificación, como un paso más en la implementación del nuevo Plan de Sostenibilidad Agenda 2030 para reducir su impacto ambiental hasta 2030.