La Autoridad Portuaria de Tarragona ha entrado en el accionariado de la Terminal Intermodal de Monzón, tras el desembolso de 147.100 euros, para mejorar el servicio que da a los clientes de su ‘hinterland‘.

Esta infraestructura clave ubicada en Huesca está enfocada a potenciar la carga general, por lo que la operación permitirá al puerto aumentar la capacidad y el volumen de tráficos como los agroalimentarios.

Para TIM Monzón, que movió más de 67.000 TEUs durante el 2020, es fundamental la relación comercial con el puerto de Tarragona, que es la principal puerta de entrada de productos agroalimentarios para su uso por parte de empresas ganaderas aragonesas.

La decisión de la Autoridad Portuaria llega después del memorándum para la gestión de la terminal intermodal de La Boella por parte de CTC, y los avances en la ZAL o en la terminal intermodal de Puerta Centro.

A ello se añade la nueva ruta ro-ro con Turquía, en la que ya se han movido 3.300 TEUs mensuales de entrada y salida. Paralelamente a esta estrategia para la carga general, el puerto está potenciando su intermodalidad para poder cargar todo tipo de contenedores y enviarlos por mar, carretera o ferrocarril a cualquier punto de Europa y la península.