La Autoridad Portuaria de Tarragona ha inyectado más de cinco millones de euros a sus proveedores en el primer mes de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19. En total, el puerto ha adelantado el pago de 488 facturas para 330 empresas.

La medida tiene como objetivo mitigar los efectos de la crisis en el tejido empresarial y combatir la falta de liquidez en el flujo de caja de las empresas proveedoras, especialmente las pequeñas y medianas. En esta situación de enfriamiento de la actividad económica, las empresas están teniendo problemas para hacer frente al pago de nóminas y proveedores.

Con el acortamiento del periodo de pago, el puerto quiere contribuir a paliar los efectos negativos de la pandemia. Como infraestructura clave de la economía, sigue trabajando para fomentar la dinamización de la economía en su área de influencia.

De hecho, sigue abierto y en funcionamiento, gestionando operativas diarias en casi todos los tipos de tráfico de mercancías, puesto que el abastecimiento de energía, materias primas y agroalimentarios sigue siendo esencial en este momento. No obstante, una parte importante de la plantilla sigue desarrollando su trabajo desde casa, como es el caso de los trabajadores del departamento de Administración y Finanzas.

Es importante aclarar que tanto los proveedores como el puerto trabajan con facturas electrónicas, que se tramitan a través del Punto General de Entrada de Facturas de la Administración General, conocido como plataforma FACe.