Cruceros en el puerto de Valencia.

La idea es que los cruceros se enchufen a la red eléctrica y desactiven los motores una vez atraquen en el puerto.

La Autoridad Portuaria de Valencia, que espera poder ubicar su nueva terminal de cruceros en el espacio que ocupa Unión Naval, ha aprobado la declaración de necesidad de rescate de este astillero del Grupo Boluda. Una vez se debata la propuesta de forma más concreta, podrá empezar a plantearse el nuevo desarrollo.

El informe de la Cátedra Demetrio Ribes sobre su viabilidad, identifica algunos elementos a tener en cuenta a la hora de acometer las obras. En concreto, establece que deberían mantenerse dos grúas antiguas en los muelles, un depósito de agua, el edificio de Boluda, una grada y cinco naves de los astilleros.

Antes de que acabe junio, se celebrará una comisión con el ayuntamiento, en la que se revisará la propuesta y se abordará el número de cruceristas que puede recibir la ciudad y la necesidad de evitar emisiones contaminantes.

La idea es que los cruceros se enchufen a la red eléctrica y paren los motores una vez atraquen en el puerto. Sin embargo, actualmente la instalación carece de capacidad suficiente, por lo que está previsto probar la utilización de alguna subestación.

Otro condicionante es que no haya ninguna afección negativa en las playas del sur de Valencia por las modificaciones que se hagan en la ampliación norte del puerto y el cambio de la terminal de cruceros.

En cuanto a la citada ampliación, la Autoridad Portuaria tiene previsto retrasar esta inversión para incluirla en el plan de empresa 2019, aunque ya ha confirmado que a los operadores contactados les ha interesado el proyecto.