La cabina de control de la calidad de aire del puerto de Valencia se ha incorporado a la Red Valenciana de Vigilancia y Control de la Contaminación Atmosférica dependiente de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica.

Se trata de una red automática de control de la calidad del aire que permiten el conocimiento de los niveles de emisión del área donde se encuentra establecida. Así, la estación ubicada en el recinto portuario analizará la calidad del aire en tiempo real, midiendo la concentración de dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno, ozono, monóxido de carbono y partículas PM10 y PM2.5.

El departamento de Medio Ambiente de la Autoridad Portuaria ya ha realizado las pruebas de conectividad para el envío de datos al Centro de Control de Calidad de Calidad del Aire de la Generalitat y está adaptando la cabina a las necesidades técnicas de este organismo para la remisión de los datos en tiempo real.

La Autoridad Portuaria realiza la vigilancia de la calidad del aire a través de una Red de Control de Calidad del Aire compuesta por cabinas de control con sensores, tres estaciones meteorológicas, dos captadores de partículas y herramientas informáticas que integran y gestionan los datos en tiempo real.

Otras iniciativas

En esta línea, acaba de sacar a licitación el suministro, instalación y configuración de equipos de control ambiental dentro de proyecto Green C Ports con un presupuesto de 332.700 euros, lo que permitirá ampliar los dispositivos para el control de la calidad del aire.

El puerto de Valencia se ha erigido como referente europeo en gestión ambiental en el ámbito portuario. Su consumo de energía entre 2008 y 2016 se ha reducido un 25%, y la huella de carbono ha descendido un 17%, en línea con su objetivo de cero emisiones para 2030.

Además, está trabajando para el impulso de la energía eólica y el uso de Gas Natural Licuado, la construcción de una subestación eléctrica y la utilización de placas fotovoltaicas e hidrógeno.