Después del visto bueno obtenido recientemente por  la Autoridad Portuaria de Tarragona para conectar su terminal intermodal de Puerto Centro con un segundo enlace a la Red Ferroviaria de Interés General en el trayecto que une Madrid y Barcelona, el proyecto de construcción del Puerto Seco de Tarragona en la provincia de Guadalajara ha recibido un total de 25 ofertas que optan a hacerse con el contrato de movimiento de tierras de zonas de conexión ferroviaria y adecuación de parcela intermodal del término municipal de Guadalajara y de la agrupación de parcelas intermodales del término municipal de Marchamalo que forman parte de Puerta Centro.

De todas ellas, un total de cinco deberán proceder al trámite de subsanación de la documentación administrativa presentada para poder continuar en la liza.

Las obras comprenden la definición, regulación, programación y valoración de las obras necesarias para dotar a Puerta Centro de la plataforma necesaria, pero únicamente con todos los trabajos relativos al movimiento de tierras, para un futuro acceso y servicio ferroviario.

Los responsables del puerto de Tarragona estiman que el proyecto reúne las condiciones para convertirse en un hub logístico de rango supra regional e internacional, con capacidad para canalizar los principales flujos nacionales e internacionales de mercancías con origen y destino Madrid y su corona metropolitana.

La plataforma aspira a conformar uno de los principales centros de distribución regional y metropolitano del Corredor del Henares, con conexiones con otras capitales del centro peninsular, como Guadalajara, Toledo, Segovia y Ávila.

En la estrategia de desarrollo del enclave tarraconense juegan un papel fundamental sus conexiones intermodales con las que pretende reforzar su proyección tierra adentro sobre un hinterland que le coloca a las puertas del principal foco de consumo del centro peninsular.