En la primera mitad de 2022, según la OMC

El ritmo de crecimiento del comercio mundial se estanca

El ritmo de crecimiento del comercio mundial se estanca, por la invasión de Ucrania y las medidas de aislamiento sanitario en China, según la OMC.

Martes, 24/05/2022 por CdS

El tráfico mundial de contenedores acusa el desequilibrio prolongado en los flujos.

La invasión rusa de Ucrania y las medidas de aislamiento por la pandemia en China arrojan sus sombras sobre el movimiento mundial de mercancías en la primera mitad de 2022, según los últimos registros estadísticos de la Organización Mundial del Comercio.

La institución señala, a partir de sus datos, que en el primer semestre del ejercicio se registra un crecimiento lento en el comercio global de mercancías, algo que supone un jarro de agua fría con respecto al dato anterior, que sugería que se podría haber dado un punto de inflexión hacia un mayor crecimiento en un futuro próximo.

Sin embargo, este último registro refleja el impacto de la invasión de Ucrania, que ha provocado fuertes aumentos en los precios de los alimentos y la energía.

Como consecuencia, se han reducido los ingresos y el crecimiento económico en gran parte del planeta. Además, las medidas sanitarias que ha tomado China para contener los brotes de coronavirus en Shanghai también ha significados nuevos obstáculos para que los intercambios comerciales pudieran realizarse en un entorno de normalidad.

Con más detalle, la OMC estima que pedidos de exportación, órdenes de la industria de automoción, componentes electrónicos y materias primas mantienen un ligero crecimiento.

En este mismo sentido, se mueve la carga aérea, aunque con un empeoramiento preocupante y que podría verse intensificado si persisten la crisis bélica en el este de Europa y las restricciones de movilidad en China.

De igual modo, los tráficos de contenedores crecen por debajo del conjunto de los intercambios comerciales globales, en una señal más de la prolongada afectación que sufre este segmento del transporte marítimo desde hace meses y que tiene su reflejo en una creciente congestión portuaria que amenaza con extender sus efectos a otros eslabones de la cadena de suministro.