Un 62% de los propietarios y promotores del sector logístico creen que será en el último trimestre de 2020 cuando se inicie el camino hacia una cierta normalidad en el sector tras el Covid-19. Este es el resultado de una encuesta realizada por CBRE, en la que el 23% de los entrevistados han declarado que la industria no retomará su actividad habitual hasta 2021, aunque un 15% ha adelantado este momento al tercer trimestre de este año.

Un 46% de los profesionales encuestados considera que los sectores de la automoción y el retail han sido los más afectados. Además, todos creen que áreas como el 3PL, el e-commerce, la tecnología, el sector farmacéutico, y el del transporte y la distribución no se han visto perjudicados.

En cuanto a la contratación logística, para el 69% de los encuestados habrá una disminución a corto-medio plazo, mientras que el 23% piensa que no habrá cambios y un 8% de los encuestados considera que incluso podría aumentar. Respecto a las rentas, el 38% entiende que no sufrirán alteraciones reseñables, si bien el 31% opina que disminuirán un 3% y el 30% restante vaticina una caída del 5% o más.

Inversión

En lo que respecta a la inversión, el 54% de los participantes cree que a corto-medio plazo disminuirá ligeramente respecto a los últimos cinco años, aunque para un 23% disminuirá significativamente y para el otro 23% permanecerá estable. En este sentido, cuatro de cada diez propietarios afirman que sus empresas han paralizado, retrasado o cancelado operaciones de inversión que tenían en marcha con anterioridad.

El 38% de los encuestados cree que las rentabilidades prime se mantendrán este año, mientras que el 46% apunta a un incremento de entre 0,25 y 0,5 puntos básicos. Para el 85%, los nuevos propietarios van a considerar bajar la renta u ofrecer carencias en el corto y medio plazo.

Más automatización 

Respecto a las naves de última milla, casi ocho de cada diez creen que el aumento del e-commerce impulsará la demanda de este tipo de instalaciones cerca de las ciudades. La coyuntura actual también impactará en la automatización, pues un 32% cree que se apostará por ofrecer una respuesta más rápida y eficiente ante el aumento de la demanda de ciertos productos.

A su vez, el 27% cree que todo esto se traducirá en un aumento de las superficies logísticas destinadas a la logística inversa. Mientras, otros apuestan por una mayor demanda de las naves a temperatura controlada, la impresión 3D y los vehículos autónomos, así como en el impulso de la economía colaborativa.