La Federación Nacional del Transporte por Carretera de Francia (FNTR) espera una gran afluencia de manifestantes en la jornada de reivindicación de más seguridad que ha convocado para este lunes 5 de septiembre, en la que transportistas y agricultores protestarán contra la inseguridad que viven los conductores y las mercancías de sus camiones en el puerto de Calais.

Este lunes 5 de septiembre, dos caravanas de camiones y tractores parten a las 7.00 horas desde Dunkerque y Boulogne-sur-Mer para encontrarse en Calais. Alrededor de las 10.00 horas, los transportistas bloquearán la A16 a la altura de Calais y, según recoge la prensa francesa, lo harán por tiempo indeterminado, ya que los convocantes han asegurado que «dejarán la carretera sólo cuando hayan recibido una respuesta» por parte de las administraciones.

Según señalan desde la FNTR, la situación en el puerto de Calais ha empeorado en los últimos meses, con un aumento de la violencia por parte de los asentados en la ‘Jungla de Calais’. Los datos de la asociación británica ‘Help Refugees’ apuntan que unos 70 refugiados llegan cada día al campamento levantado en las inmediaciones del puerto.

Si bien «no podemos permanecer indiferentes» ante la situación humanitaria que viven los refugiados del campamento,«más allá de las emociones, tampoco podemos permanecer en silencio ante la realidad que viven cada día empresas de transporte y conductores a su llegada al puerto», indican desde la Federación francesa.

Los convocantes de la protesta aseguran que «cada noche», grupos organizados lanzan obstáculos con llamas para tratar de detener los camiones. «Los conductores son atacados y los vehículos son quemados, destrozados o robados», afirman los transportistas, quienes denuncian que la violencia de los ataques «no tiene precedentes» y los conductores no quieren operar a través del Canal de La Mancha porque tienen miedo.

Los transportistas también critican el «silencio mediático» en torno a esta situación, e indican que «hasta el gobierno está de vacaciones» en agosto, cuando al parecer hasta «la Tierra deja de girar».