A poco más de un mes de que entre en vigor la nueva normativa del Convenio SOLAS que obligará a los cargadores a verificar el peso de los contenedores de exportación si quieren subirlos al barco, desde la consultora Drewry aseguran que «reina la confusión» entre operadores, cargadores y forwarders. 

Tras la encuesta realizada a los agentes del sector, los expertos se muestran pesimistas con respecto al cumplimiento de la norma en términos generales, por lo que aconsejan a los operadores y transitarios que se pongan en contacto directamente con los cargadores, para clarificar como verificar el peso, y que establezcan estrategias ante «posibles retrasos» en los puertos a partir de julio. 

De hecho, un 55% de los cargadores, un 87% de los transitarios y un 68% de los operadores marítimos espera retrasos en los puertos por esta nueva norma. Mientras tanto, un 45% de los transportistas asegura no tener información suficiente sobre cómo cumplir con la nueva enmienda.

El continente asiático es en el que se producirán más demoras, según los encuestados, seguido por Norteamérica, África, Latinoamérica, Europa y Oceanía.

Drewry retrasos por el pesaje de contenedores

A raíz de la comunicación de la IATA a sus aerolíneas asociadas en las que les llama a prepararse ante posibles picos de demanda para el transporte aéreo, como consecuencia de estos retrasos en el transporte marítimo, Drewry también ha preguntado a los cargadores que mercancía estarían dispuestos a trasladar del mar al aire.

Las respuestas de estos confirman que el cambio modal será mínimo, con un 80% de los exportadores asegurando que no optarían por el transporte aéreo, un 17% indicando que trasladarían del mar al aire menos de un 20% de su mercancía, y menos del 1% indicando que estarían dispuestos a enviar en avión un volumen mayor.