La Comisión Europea ha dado su apoyo al proyecto de desarrollo de 15 estaciones de repostaje de GNL vehicular y una de hidrógeno en el marco de ECO-net, coordinado por Enagás. La start-up Scale Gas, nacida del programa de ‘corporate venturing‘ de la empresa energética, desarrollará estos puntos de suministro para vehículos pesados y turismos en un plazo de tres años.

Todos ellos estarán distribuidos a lo largo de los corredores españoles de la Red Transeuropea de Transporte. Además, el punto de hidrógeno será el primero de España a 700 bares de presión.

Se trata de una energía limpia y eficiente, fácilmente transportable y almacenable, con múltiples aplicaciones: desde la generación y suministro de energía renovable a hogares, industria o negocios hasta su uso como combustible para la movilidad, sea cual sea el medio de transporte.

En cuanto al gas natural, permite reducir entre un 80% y un 90% las emisiones de NOx y cerca de un 100% las de SOx, mientras que las de CO2 pueden disminuir entre un 20% y un 30% en relación a los combustibles tradicionales.

Actualmente, España es el país de Europa con más terminales de GNL para el suministro a buques gracias a su posición geoestratégica y la fortaleza de sus infraestructuras. Con el proyecto ECO-net, se pretende avanzar en esa misma dirección en el ámbito de la movilidad vehicular, especialmente para el transporte pesado.

La iniciativa ha recabado el apoyo de diferentes compañías como Toyota, instituciones como Gasnam y el proyecto europeo ECO-GATE para el desarrollo de la movilidad con GNC y GNL en Europa. Además, forma parte del mecanismo ‘Conectar Europa‘  y ha recibido un préstamo del ICO que cubre el 50% del proyecto.