La presión que están experimentando muchos de los puertos estadounidenses obligó a principios de verano a la Casa Blanca a crear el Grupo de Trabajo sobre las Disrupciones en la Cadena de Suministro, integrado por los secretarios de Comercio, Transporte y Agricultura.

Su intención es unir fuerzas entre todos los actores que se están viendo afectados por la congestión portuaria para hacer un diagnóstico del problema y encontrar soluciones, ya sean a nivel público o privado, que puedan contribuir a aliviar los cuellos de botella y la falta de suministros.

Ahora, junto al Departamento de Estados Unidos de Transporte, la Casa Blanca ha elegido a John Porcari como delegado del Grupo de Trabajo. Porcari, que fue subsecretario de Transporte con Barack Obama entre 2009 y 2013, trabajará junto al secretario de Transporte Pete Buttigieg y el Consejo Económico Nacional para resolver la situación en los puertos del país.

Los desafíos actuales que enfrentan estas instalaciones requieren el enfoque de alguien con experiencia, como el nuevo delegado, que trabajará junto a puertos y otros actores involucrados para solucionar los retrasos en las entregas y la escasez de ciertos productos que están experimentando ya los consumidores y negocios americanos.