Propuesta de los sindicatos para la reforma de la estibaque se puede descargar en este enlace (disponible en formato pdf, de 6 páginas y 144 Kb).

Tras el encuentro de este pasado martes 21 de marzo entre los sindicatos de estibadores, la patronal Anesco y el Ministerio de Fomento, que ha concluido sin acuerdo al igual que las reuniones anteriores, los sindicatos han dado a conocer la propuesta presentada al Gobierno para la reforma de la estiba española.

El texto, con una estructura y una redacción como si de un texto legal se tratara, adolece de la indefinición de parte, al dejar meridianamente claras las exigencias de los estibadores pero no así aquello en lo que estarían dispuestos a ceder.

Aspectos clave del documento, como la propuesta de mejora de la productividad de los puertos, sin concreción alguna sobre las medidas posibles a implantar, parecen responder a la estrategia del palo y la zanahoria, con un punto de inicio a partir del cual ir cediendo, llegado el caso, durante la negociación.

A estas alturas, resulta este un planteamiento cuando menos cuestionable, sobre todo si se tiene en cuenta que las cartas de Fomento están sobre la mesa, que el conflicto lleva años abierto y pendiente de resolución y que la amenaza de multa millonaria por parte de la Comisión, es real.

La propuesta recoge como primer punto de una reforma consensuada, la continuidad en el empleo de los actuales trabajadores portuarios, lo que pasa por establecer una disposición con rango de Ley que asegure la subrogación de los contratos vigentes. Aspecto este, que para el Gobierno representa una «dificultad insalvable» y sin solución posible desde el punto de vista legal, ya que no se puede “imponer una subrogación por ley a las empresas por sercontrario a la legislación y a la normativa europea

Sin embargo, no están recogidas de forma tan clara otros aspectos como la reducción adicional del 5% en los salarios apuntadas desde los sindicatos al término de la reunión del martes. En este punto, en el texto se plantea una «mejora de la productividad de los puertos» junto con el impulso de «la polivalencia y movilidad funcional de los trabajadores y la adaptación de los puestos de trabajo a las nuevas tecnologías». ¡Pura evanescencia!.

Ayudas a las prejubilaciones

Lo que sí está recogido claramente en la propuesta, son los requisitos que plantean los estibadores para las ayudas a las bajas voluntarias.

Los sindicatos quieren que el subsidio sea del 80% del promedio de las percepciones salariales por todos los conceptos correspondiente a los seis meses anteriores a la baja, exactamente lo mismo a lo que pueden aspirar el resto de los «trabajadores».

Además podrán acogerse a este plan los estibadores a quienes resten 60 meses o menos para acceder a la jubilación ordinaria y que se garantice a estos trabajadores las cotizaciones necesarias a la Seguridad Social. ¡Un ejemplo de concreción!.

También se indica en el texto la disposición de los sindicatos de destinar el 2% de la masa salarial anual de los trabajadores del sector para mejorar e incentivar las prejubilaciones. Una cantidad que empresas y trabajadores deberán asumir a partes iguales.

A falta de conocer la postura del Gobierno sobre el planteamiento de los sindicatos, el acuerdo al que hace pocas fechas se refería el ministro De la Serna como ‘fácil de alcanzar’, no parece que esté tan al alcance de la mano.

De momento, patronal y sindicatos vuelven a sentarse a la mesa de negociación este jueves.