La filial de FedEx en España y los representantes de su plantilla han alcanzado un acuerdo sobre los términos del expediente de regulación de empleo en la compañía, tras más de treinta días de negociación, como consecuencia de las medidas de reducción de plantilla planteadas a nivel europeo, con una estimación inicial de un ERE para el 15% del personal de las filiales españolas de FedEx y TNT.

De una estimación inicial de 277 despidos, se ha pasado finalmente a los 223 finalmente reflejados en el acuerdo, sobre una plantilla total del operador que suma unos 1.800 trabajadores en España.

En esta misma línea, Comisiones Obreras estima, tal y como refleja en un reciente comunicado, que su postura ha contribuido a «la mejora de las indemnizaciones, hasta alcanzar el equivalente a los despidos declarados improcedentes«.

De igual manera, también se han establecido opciones alternativas con objeto de minimizar lo que el sindicato denomina «el efecto traumático de los despidos» mediante la posibilidad de realizar adscripciones voluntarias por parte de los trabajadores de los departamentos y centros de trabajo afectados, o con la constitución de un plan de rentas, también voluntario, para empleados de entre 48 y 62 años que de cobertura al período desde su salida de la empresa hasta alcanzar la edad legal de jubilación anticipada.

La central sindical estima que ambas opciones deberían servir para reducir en lo posible el número de afectaciones forzosas.

Por otra parte, para los despidos forzosos, se han identificado opciones de recolocación en otras áreas y turnos que serán ofrecidos como alternativa, siempre de manera voluntaria, según asegura Comisiones Obreras.

FedEx está llevando a cabo un proceso global para aligerar la plantilla en toda Europa, como parte de la integración de la holandesa TNT, adquirida en 2016.