El anuncio realizado por FedEx a mediados del pasado mes de enero sobre la posible reducción de personal en Europa como consecuencia de la integración de TNT empieza a tener efectos también en España.

Las filiales de la paquetera norteamericana en España, pretenden reducir la plantilla de ambas compañías en un 15% mediante un expediente de regulación de empleo, según informa Comisiones Obreras.

La medida supondría el despido de unas 300 personas de las 1.800 que integran la plantilla al completo de FedEx y de TNT en España.

El sindicato recrimina a la dirección de la compañía que tome esta medida «tras un año de esfuerzos, en muchos casos tremendos, por mantener la actividad en las mejores condiciones posibles, asumiendo la necesidad de seguir dando servicio a clientes, sacrificando en muchas ocasiones el bienestar y la seguridad, para que el pago por los desvelos sea tan injusto».

Sin embargo, la compañía pretende, por medio de una reducción de personal estimada en 6.000 personas en todo el continente, acabar con la duplicidad resultante de la integración de las dos redes europeas tras la compra de TNT en mayo de 2016.

Pero para Comisiones Obreras, el ERE supone una «suerte de mezcla de oportunismo mal entendido» e insiste «en que no es momento de despidos artificiosos, sino muy al contrario, es momento de plantear un punto de inflexión para crear las base de un empleo estable y de calidad», sobre todo teniendo en cuenta que la paquetería asociada al comercio electrónico ha seguido creciendo pese a la pandemia.