Madrid transporte por carretera

Fenadismer traslada al nuevo ministro de Fomento las medidas «que debe abordar de forma prioritaria».

Tras la llegada de Iñigo de la Serna al Ministerio de Fomento, desde Fenadismer han trasladado al nuevo ministro las medidas «que debe abordar de forma prioritaria», según los transportistas, «para contribuir a la consolidación y reforzamiento del actual tejido empresarial del transporte español por carretera» conformado en la actualidad por algo más de 100.000 empresas, mayoritariamente de pequeña y mediana dimensión. 

Para Fenadismer, el actual momento económico permite ser «optimistas» en cuanto al crecimiento de actividad del sector para los próximos años, a tenor de la recuperación que se viene observando durante los últimos trimestres. Para consolidar dicha recuperación, los transportistas consideran necesario adoptar medidas que fortalezcan el actual tejido empresarial. 

Por un lado, solicitan el mantenimiento de la flota mínima de tres vehículos y 60 tn para acceder al mercado de transporte, «a fin de poder continuar compitiendo en mejores condiciones frente a los transportistas del resto de la Unión Europea».

En este sentido, aseguran que la actual regulación de acceso al sector, implantada en 1999, «ha permitido» a la flota española posicionarse como una potencia a nivel europeo en el ranking de transporte internacional, pasando de ocupar la cuarta posición en 1999 a la segunda posición en la actualidad.

Salario mínimo y armonización fiscal

Por otra parte, los transportistas también solicitan la «inmediata» transposición de la Directiva europea sobre desplazamiento de los trabajadores en el sector del transporte, es decir, el cumplimiento del salario mínimo, de modo similar a como ya lo han regulado Francia, Alemania e Italia para combatir la competencia desleal en el sector que provoca la deslocalización de empresas a países de Europa del Este. 

Desde Fenadismer consideran necesaria una armonización fiscal en el sector tanto en lo referente a la imposición directa, que pasaría por eliminar las actuales discriminaciones en función de su forma jurídica, al soportar una mayor carga fiscal los autónomos y pequeñas empresas que las grandes, así como en lo relativo a la imposición indirecta, armonizando la actual política en materia de tributación sobre los carburantes que las comunidades autónomas establecen. 

Además, esperan que Fomento se mantenga en contra del establecimiento de tasas a los vehículos de transporte por la utilización de las infraestructuras, a fin de no perjudicar las exportaciones españolas dado el carácter periférico del país en el seno de la Unión Europea.