En su camino hacia un futuro completamente eléctrico en Europa, Ford ha puesto en marcha la nueva división ‘Model e’, enfocada en el diseño, producción y distribución de vehículos eléctricos y conectados.

En concreto, el fabricante pretende aumentar en siete los vehículos completamente eléctricos que ofrece en el mercado europeo, cuatro de los cuales corresponden a vehículos comerciales.

Así, ampliará la gama Transit con una renovada Transit Custom de una tonelada y la Tourneo Custom de uso mixto, disponible en 2023. A ellas se añadirá la nueva generación de la Transit Courier y la Tourneo Courier, que se producirán en la planta de Craiova, cerca de Rumanía, y llegarán al mercado en 2024.

Estas instalaciones jugarán un papel significativo en los planes de crecimiento de vehículos eléctricos y comerciales en Europa. Por ello, Ford Otosan, una ‘joint-venture‘ creada entre el fabricante y Koç Holding, asumirá la propiedad de la planta y del negocio de fabricación de Craiova, con el fin de aprovechar mejor los recursos disponibles y la experiencia adquirida en Rumanía.

Por otro lado, para apoyar sus planes de electrificación, el fabricante ha firmado un Memorándum de entendimiento no vinculante para la creación de una nueva ‘joint venture’ en Turquía, donde se pretende poner en marcha una de las plantas de baterías más grandes de la Europa ampliada.

En concreto, estaría localizada en Ankara y permitiría producir celdas de NMC con un elevado contenido en níquel para el ensamblaje en módulos de baterías. Se prevé que comience a operar a mediados de la década, beneficiando a los operadores de vehículos comerciales de toda Europa, reduciendo los costes energéticos y contribuyendo a la disminución de las emisiones de CO2.

Ford mantiene así sus objetivos de cero emisiones para todas las ventas de vehículos de cara al año 2035, cuando también pretende alcanzar la neutralidad de carbono en toda su huella europea de fabricación, logística y proveedores.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110