GLS ha puesto en marcha una red transnacional para la gestión de la logística inversa que genera las devoluciones de paquetes para operadores de comercio electrónico.

Esta nueva solución de devoluciones está disponible en los mercados de Austria, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Hungría, Irlanda, Luxemburgo, los Países Bajos y Polonia, mientras que otros países como el Reino Unido y España están en proceso de integración.

Con este producto, la empresa de paquetería busca ofrece una solución de logística inversa adaptada específicamente para el canal on-line que sea lo suficientemente flexible como para poder usarse en servicios transnacionales, un ámbito en franco crecimiento y que ofrece una gestión especialemente compleja.

De igual manera, el servicio puede integrarse en las aplicaciones de venta con el fin de garantizar una gestión intergal.

Así, los usuarios del canal on-line pueden generar sus propias etiquetas de envío, al estar disponibles en línea para su descargar o para enviarse automáticamente por correo electrónico.

La crisis sanitaria ha supuesto un espaldarazo al comercio electrónico, especialmente en transacciones internacionales.

Según los últimos registros de la CNMC, un 51,2% de los 242 millones de transacciones de comercio electrónico realizadas en los últimos tres meses de 2019 se corresponde con compras con origen en España realizadas en páginas del exterior.