El puerto de Cádiz ha puesto en marcha un nuevo proyecto en colaboración con Divergent Energy y Primagas para suministrar electricidad generada a partir de GNL a los camiones refrigerados que permanecen estacionados en el muelle Marqués de Comillas mientras esperan el tránsito a otros puertos.

Según la Autoridad Portuaria, esta iniciativa permite un avance en su transición energética del puerto andaluz, ya que se prevé eliminar entre 1.993,61 y 2.492,02 kilogramos de CO2 al día, además de eliminar por completo las emisiones de óxidos de azufre y de partículas.

Actualmente, hay un tráfico semanal de más de 600 camiones frigoríficos, principalmente de Grupo Mazo, Trasmediterránea Logística y Acotral, que tienen que esperar sus embarques hasta 72 horas con motores diésel funcionando para mantener el frío que necesitan las mercancías.

DE igual modo, la nueva técnica de suministro eléctrico permitirá reducir el ruido que generan los equipos de frío de los semirremolques.

La técnica que se emplea consiste en crear una red eléctrica sin necesidad de llevar cables desde un centro de transformación, ya que se genera energía eléctrica a través del gas natural licuado que suministra Primagas sin que sea necesaria una gran inversión ni paralizar la actividad para realizar obras de mayor calado.