La flota inactiva de portacontenedores ha alcanzado un récord a finales de mayo, llegando a los 2,72 millones de TEUs de capacidad, el equivalente al 11,6% de la capacidad total.

Sin embargo, la responsabilidad de eliminar el exceso de capacidad del mercado no se ha repartido de forma equitativa entre las principales navieras. La última encuesta realizada por Alphaliner muestra que el porcentaje de flota inactiva de los 12 operadores de mayor tamaño varía entre el 1,8% de Wan Hai y el 32,9% de HMM.

En el Top 5, se encuentran junto a la naviera surcoreana otros operadores como PIL, con un 26,9% de la flota inactiva, Yang Ming, con un 14,5%, MSC, con un 12,9%, y ONE, con un 11,6%.

Los socios de la red 2M, Maersk y MSC, contribuyen al total de la flota inactiva con 854.000 TEUs de capacidad entre los dos. Sin embargo, más de la mitad de sus buques inactivos lo están porque se están sometiendo a la instalación de ‘scrubbers’.

En el caso de MSC, una parte significativa de su flota aún se encuentra repartida entre los astilleros de China y Turquía. Desde la consultora, esperan que la flota inactiva alcance su máximo nivel en breve, ya que se están empezando a relajar las medidas de confinamiento en los diferentes países y se espera una recuperación de la demanda.

Existen, por tanto, señales de que los operadores habrían podido sobrestimar el nivel de contracción de la demanda en mayo, con lo que la reducción de capacidad en ciertas rutas ha empezado a elevar las tasas de carga. De hecho, los precios entre China y la costa oeste de Estados Unidos han repuntado hasta los 2.097 dólares/FEU el 29 de mayo, el nivel más elevado de los últimos 18 meses.

Habrá que esperar para ver si estas tasas se mantienen, pues la capacidad se está recuperando rápidamente en estas líneas. De cara a junio, se espera que la capacidad semanal aumente de media un 10% respecto a los niveles de mayo.