Hyundai Merchant Marine ha firmado un memorando de entendimiento con Maersk Line y MSC por el que la naviera coreana entrará a formar parte de la Alianza 2M.

Aunque el acuerdo aún debe ser ratificado por las autoridades de competencia, si estas dan su visto bueno, las navieras comenzarían a operar conjuntamente en abril de 2017. 

La entrada en una alianza importante fue una de las condiciones que los acreedores de HMM pusieron a la naviera para permitir su supervivencia, junto a un gran proceso de reestructuración de deuda en el que el operador está inmerso tras un lustro cosechando pérdidas económicas en cada ejercicio.

Sin embargo, con el memorando de entendimiento firmado con las navieras danesa y francesa, un contrato vinculante según indican desde la naviera coreana, HMM cumple todos los compromisos adquiridos con los acreedores para iniciar el proceso de reestructuración financiera, lo que otorgará al operador «una posición sólida» para acometer los proyectos del futuro, aseguran desde HMM.

El primero de estos grandes proyectos será reducir sus costes y mejorar sus servicios con la entrada en la Alianza 2M. Por su parte, MSC y Maersk Line se beneficiarán de una mayor presencia en Asia y el Transpacífico.

Según un reciente estudio de Alphaliner, la Alianza 2M, que concentra el 33% del transporte marítimo de contenedores entre Asia y Europa, tiene una cuota del 15% en el comercio entre Asia y Estados Unidos, que se elevará ahora un 4,4% con la entrada de HMM.

¿Una sorpresa?

Ante este nuevo memorando de entendimiento, cabe recordar las hipótesis que manejaban desde Drewry ante los primeros rumores de la posible entrada de la naviera coreana en la Alianza 2M.

Los expertos de esta consultora señalaron, por un lado, que el gobierno coreano podría haber ofrecido a los dos operadores contratos de construcción naval favorables o préstamos bancarios por «rescatar» a la naviera», algo que se desconoce por el momento.

Una segunda teoría es que el objetivo de Maersk no sería tener a HMM como aliado si no adquirir la compañía, como ya hizo con Sea-Land y P&O Nedlloyd antes de comprarlos.