La Asociación Internacional de Transporte Aéreo ha pedido a los gobiernos europeos que se pongan en marcha para evitar una catástrofe en la economía, y en concreto, en el sector de la aviación. La crisis en la que está entrando esta industria es mayor que la del 11-S, el virus SARS o la última crisis financiera global.

Las aerolíneas están tratando de sobrevivir ante lo que se avecina, pero lo cierto es que el tráfico aéreo ha sufrido un descenso sin precedentes, que ha llegado al 90% en algunos mercados. Millones de puestos de trabajo están en juego, por lo que el sector pide medidas concretas para poder mantenerse en buen estado de forma y contribuir a la recuperación mundial, una vez se haya vencido al Covid-19.

Aunque muchos operadores están realizando recortes para mitigar el impacto de esta epidemia en sus operaciones, las prohibiciones de vuelos, así como las restricciones nacionales y regionales han provocado una fuerte caída de los ingresos y serios problemas de liquidez entre las compañías.

Ayudas económicas

Según los cálculos de la Asociación, sería necesaria una ayuda de alrededor de 200.000 millones de dólares a nivel mundial. Entre las opciones que pide a los gobiernos que barajen, se encuentra la ayuda directa a las aerolíneas para compensar la pérdida de ingresos y liquidez por las restricciones.

También ha propuesto que tanto los gobiernos como los bancos centrales les proporcionen créditos o apoyo al mercado de bonos corporativos, así como una reducción de los impuestos. Sin ayuda, las compañías aéreas no estarán en disposición de reanudar sus operaciones cuando todo haya pasado, pues algunas incluso podrían haber desaparecido.

Si se actúa ahora, podrán mantenerse en funcionamiento los servicios esenciales de carga, conservar la mayor cantidad de empleos posible y garantizar la recuperación de la cadena de suministro y el sector del turismo. Los últimos datos muestran que el sector sufrirá especialmente las consecuencias de esta crisis en Letonia, Italia, Eslovaquia, Polonia y Eslovenia, si bien centrándose únicamente en los grandes mercados, Francia, España, Alemania y los Países Bajos serán los más afectados.

Derechos de los pasajeros

En este contexto, desde IATA han cargado contra la Comisión Europea por el nuevo régimen de derechos de los pasajeros, que no incluye algunas de las principales peticiones de la Asociación, como el hecho de que no se reconozca ninguna compensación en caso de cancelación del vuelo por el coronavirus.

También habían pedido que se limitaran las obligaciones de asistencia de las aerolíneas en casos de este tipo y una mayor flexibilidad para poder ofrecer cambios en las reservas o ‘vouchers‘ en lugar de la devolución del importe ante las cancelaciones sufridas por la pandemia.

En este sentido, consideran que al tratarse de circunstancias extraordinarias, no procede la compensación por cancelación en la gran mayoría de los casos. Por tanto, se está haciendo responsable a las aerolíneas de los pasajeros que se han quedado atrapados a consecuencia de unos cierres de fronteras que han decidido los gobiernos.