Inditex ha hecho una apuesta decidida por el canal on-line, con la intención de que todas sus marcas vendan a través de internet en todo el planeta, incluso, como ha explicado esta semana su presidente, Pablo Isla, «en aquellos mercados en los que no hay tienda física”.

De igual modo, Isla también ha confirmado que, para potenciar la presencia omnicanal del grupo, todas las cadenas tendrán stock integrado en las tiendas de todas sus enseñas en un plazo de dos años, con lo que se podrán servir pedidos realizados a través de internet a clientes desde cualquier tienda de cada marca en todos aquellos países en los que la textil gallega cuenta con tiendas físicas.

Ahora, el stock integrado está implantado ya en Zara en 25 de los 48 mercados de todo el mundo en los que tiene plataforma de venta on-line, como, por ejemplo, los de España, Francia, Italia, Reino Unido, China, Estados Unidos o México.

En todo este proceso ha tenido una influencia decisiva la confianza que tiene Inditex en la RFID, y que le ha llevado a instalar el sistema de radiofrecuencia en todo Zara y Uterqüe, con la intención de extenderlo al resto de las cadenas, con el fin de que quede implantado definitivamente en todas ellas para 2020.