Manipulacion de contenedores en el puerto de Castellon

Las terminales han adaptado sus procedimientos operativos a la nueva normativa.

Tras cuatro meses de aplicación, Anesco ha valorado positivamente la adaptación de las terminales de los puertos españoles a la normativa de pesaje de contenedores, así como la capacidad de respuesta de las empresas implicadas.

La patronal de la estiba y consignatarios de buques asegura que se está trabajando con total normalidad gracias al esfuerzo realizado con antelación suficiente a la entrada en vigor del Convenio SOLAS el 1 de julio.

Así, pese a que el nuevo marco jurídico no quedó completamente definido hasta 15 días antes de su entrada en vigor, la mayoría de las terminales ya habían realizado las inversiones necesarias y adaptado sus procedimientos operativos para prestar el servicio de pesaje.

De este modo, la normativa actual, que supone la obligatoriedad de verificar el peso de cada contenedor lleno antes de cargarlo en un buque para ser exportado, no está produciendo retrasos significativos en ninguna de las terminales asociadas a la patronal.

De hecho, aunque el porcentaje de contenedores cuya masa bruta verificada (VGM) se obtiene en las terminales depende de cada puerto y del tipo de tráfico que atiende, la tendencia a llevar a cabo el pesaje en las terminales es claramente creciente. En la mayoría de los casos, solicitar este servicio en la propia terminal resulta la opción más competitiva para los cargadores.

Conviene destacar también el gran esfuerzo que han desarrollado los consignatarios de buques para adaptar sus operaciones, facilitar información a las navieras y colaborar con los cargadores, ante la entrada en vigor de estas nuevas disposiciones.