Ante la falta de concreción, por parte de las administraciones públicas y los organismos internacionales, del nuevo reglamento que areticule el procedimiento de pesaje de los contenedores de exportación antes de ser embarcados, los puertos comienzan a prepararse para cumplir con la nueva normativa mientras la industria lanza nuevas soluciones para satisfacer esta necesidad.

La última instalación portuaria que se ha adelantado a la nueva norma del Convenio SOLAS, que entrará en vigor el próximo mes de julio, se localiza en el puerto británico de Felixstowe, desde el que han confirmado que ofrecerán un servicio de pesaje de contenedores para asegurar que los exportadores cumplan con las nuevas normas internacionales.

Desde el puerto inglés han manifestado la «incertidumbre» que existe entre los exportadores en torno a las nuevas reglas, una falta de definición que ha sido ya criticada desde diversos ámbitos.

De acuerdo con los portuarios ingleses, estas nuevas normas pueden causar «interrupciones significativas» en la cadena de suministro. Por ello, han decidido adelantarse con un nuevo servicio del que, cabe destacar, no han aportado demasiados detalles, salvo que será ofrecido tanto para los contenedores que lleguen a la instalación por carretera como para aquellos que lo hagan en ferrocarril, que suponen actualmente el 40% del total.

El desarrollo de la industria

Del mismo modo, la industria también está desarrollando nuevas soluciones para facilitar el pesaje de buques. En este sentido, destaca la solución fabricada por Bison, una compañía dedicada a «facilitar a los transportista el cumplimiento de la nueva normativa», según señalan desde la misma.

El sistema ideado por este fabricante cuenta con cuatro dispositivos, similares a un gato hidráulico, que elevan el contenedor y lo pesan con un margen de error de 25 kg. Además, al ser instrumentos portátiles y poder pesar hasta 40 tn, el sistema puede ser utilizado en todo tipo de contenedores, e incluso registrar la forma en la que está distribuida la carga.

Los cuatro dispositivos se controlan desde una app, que además de recopilar esta información puede comunicar los informes correspondientes al instante.

[youtube video=»siGvsZlmrvY» ancho=»480″ alto=»300″]