La terminal marítima de Zaragoza (tmZ) ha puesto en marcha las ampliaciones en las que se ha venido trabajando durante los últimos meses, que han supuesto una inversión de 4,85 millones de euros y han propiciado un aumento del 67% en su capacidad operativa. Además, se han habilitado nuevas zonas para poder manipular contenedores bajo temperatura controlada.

En concreto, se han incorporado a la operativa diaria más de 35.000 m² de playa de maniobras para contenedores y otros 15.000 m² para el estocaje de contenedores vacíos. Al mismo tiempo se ha renovado la operativa ferroviaria a través de la construcción de dos nuevas vías de 550 metros, estuchadas en placa de hormigón.

En la plataforma tienen previsto mantener la operativa de la terminal con el paso de grúas y camiones y a su vez poder operar trenes por ambos lados de la vía, ganando así agilidad y accesibilidad.

Además de las dos nuevas vías de carga y descarga, las vías del área de recepción y expedición se han ampliado en 200 metros, dotándolas de mayor capacidad, y se ha construido una nueva vía auxiliar para posicionar material rodante.

Por otra parte, se ha construido un parking de 9000 m² a la entrada de la terminal para gestionar la entrada de los camiones y se ha realizado un nuevo vial de salida para los vehículos industriales.

Proyecto estratégico: logística del frío

La construcción de los ‘racks’ para la conexión y control de los contenedores frigoríficos llevados a cabo en el marco de esta ampliación suponen la culminación del objetivo que Mercazaragoza, principal accionista de la terminal, tenía en la plataforma.

Terminal Marítima de Zaragoza

La tmZ operará cuatro frecuencias semanales de mercancía a temperatura controlada.

Mercazaragoza se convierte así en plataforma agroalimentaria exportadora a través de tmZ, que a su vez se posiciona como la primera terminal marítima interior con capacidad de carga y transporte ferroviario con control de temperatura, manteniendo en todo momento la cadena de frío.

El proyecto se ha dimensionado para dar capacidad a los tráficos de estas características, con cuatro frecuencias iniciales a la semana de 28 contenedores cada frecuencia. Además, en terminal hay una capacidad de 60 conexiones simultáneas divididas en tres estructuras. Esto significa que se puede tener almacenada la capacidad de más de dos trenes simultáneamente.