Autopista del Mar Gijon-Nantes

La Autoridad Portuaria de Gijón confía en que la autopista del mar esté operativa en 2018.

Las administraciones implicadas tratarán de buscar «vías alternativas» para que la autopista del mar entre Gijón y Nantes, France, vuelva a estar operativa. Así se ha explicado desde Puertos del Estado tras una reunión con la Consejería de Infraestructuras, el Ayuntamiento de Gijón y la Autoridad Portuaria, en la que han dado por concluidos los intentos de Transportes Riva por relanzar la línea, según recoge el diario El Comercio.

La solución aportada en la reunión pasa por aunar esfuerzos para conseguir financiación europea de cara a un nuevo proyecto, a través del Plan Junker o los fondos CEF. Por ello, el organismo presidido por José Llorca contratará a una consultora para elaborar un proyecto con distintas alternativas que puedan presentar a las autoridades comunitarias.

En este sentido, considera que la opción más viable sería contactar con una naviera que pueda poner en servicio un buque propulsado por Gas Natural Licuado, con las mejoras medioambientales que ello supone. Esto permitirá que la autopista se convierta en una línea piloto en la Unión Europea para este tipo de embarcaciones.

Posibles vías de financiación

Aunque, según ha indicado Puertos del Estado, las habituales subvenciones para las autopistas del mar, como las del proyecto Marco Polo II, ya están finalizadas, la futura línea, que podría conectar con otro puerto francés distinto al de Nantes, podrá nutrirse a largo plazo de los fondos no gastados que se rescaten tras la auditoría que se está haciendo a LDLines.

No obstante, de forma más inmediata la conexión podrá financiarse mediante fondos europeos que reciba mediante ‘blending’, un instrumento de financiación mixta que combina las subvenciones comunitarias con la financiación pública o privada. También podría recibir alguna aportación por parte del Banco Europeo de Inversiones.

La convocatoria del mecanismo CEF, que se presentará el 16 de marzo en Madrid, estará abierta hasta mayo y se resolverá en septiembre. El objetivo es presentar un proyecto de calidad, para lo que es necesario localizar una naviera solvente, capaz de poner en marcha el restablecimiento de la línea cuanto antes.

De hecho, la Autoridad Portuaria de Gijón confía en que esté operativa en 2018. Con este fin, en mayo se celebrará en Gijón una nueva reunión entre las partes para validar el proyecto que elabore la consultora, antes de proceder a su presentación formal. En una segunda fase, será cuando los transportistas que utilicen esta conexión marítima puedan acceder a ayudas como los ecobonos.