El transporte aéreo de mercancías ha aumentado un 3,8% en 2016, lo que supone prácticamente el doble que la tasa de crecimiento medio del 2% registrada durante los últimos cinco años, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA). Por su parte, la capacidad de carga se ha incrementado un 5,3%.

Todas las regiones, a excepción de Latinoamérica, han registrado un crecimiento de la carga transportada en 2016, aunque destacan las aerolíneas europeas, que acumulan casi la mitad del incremento anual de la demanda.

Tras un comienzo de año débil, los volúmenes de carga mundiales se han recuperado en la segunda mitad de 2016, con un fuerte incremento durante la temporada alta, combinado con el aumento de envíos de productos de silicio y la mejora de las exportaciones.

Sin embargo, existen algunos factores en contra de esta tendencia, como el estancamiento del comercio mundial, que actualmente se enfrenta a la posible aplicación de medidas proteccionistas. En este sentido, la industria del transporte aéreo debería aumentar su competitividad impulsando los procesos digitales.

Evolución en los principales mercados

El mercado de Asia-Pacífico ha experimentado un incremento del 2,1% en la demanda y del 3,6% en la capacidad de carga, tras un fuerte incremento del 9,8% y del 5,7% respectivamente en diciembre. Estos volúmenes, muy ajustados a los picos de demanda estacionales, han vuelto a los niveles de 2010.

Por su parte, en las aerolíneas europeas, el aumento del 16,4% de la demanda en diciembre y del 5,9% en la capacidad han impulsado los datos anuales hasta el 7,6% y el 6,7% respectivamente.

En cuanto al mercado norteamericano, ha registrado un crecimiento moderado del 2% en la demanda y del 3,4% en la capacidad de carga. En el último mes del año, la demanda ha aumentado un 3,7% y la capacidad ha caído un 1,4%. 

En Oriente Medio, la demanda ha crecido un 6,9%, lo que supone el segundo mejor resultado entre todas las regiones. Sin embargo, supone el crecimiento más lento desde 2009 para estas aerolíneas y se encuentra muy por debajo del 12% de media anual de la pasada década.

Respecto a Latinoamérica, la demanda se ha reducido un 4,2% en el último año, aunque sólo un 1% en diciembre, mientras que la capacidad  de carga ha caído un 2% en 2016.

Por último, en el mercado africano la demanda ha aumentado un 3,1% a lo largo del pasado ejercicio, lo que supone una reducción con respecto al aumento del 4,5% que había experimentado en 2015.