Los volúmenes internacionales de carga aérea siguen escalando peldaños en un entorno complejo, aunque, en todo caso, siguen aún alejados de los niveles que se registraban hace un años, a escasas semanas de que todo cambiara dramáticamente a escala global.

Así pues, la demanda mundial de transporte aéreo de mercancías presenta un retroceso anual de un 8%, aunque, al mismo tiempo, también presenta un incremento de un 3,7% con respecto a los registros del mes de agosto.

Por otra parte, la capacidad mundial de transporte de carga aérea se ha recortado un un 25,2% en septiembre, dato que es casi tres veces mayor que la contracción registrada en la demanda, lo que indica, a juicio de IATA, una grave falta de capacidad en el mercado, a la vista, sobre todo, de las mejoras relativas que se producen en los pronósticos de crecimiento económico que realizan diversas instituciones internacionales.

Reparto por zonas geográficas

Por zonas geográficas, en Asia y el Pacífico ha disminuido la demanda de carga aérea internacional un 15,9% anual, con la capacidad internacional también un 29,5% menos que hace un año.

En América del norte la demanda ha crecido un 8,6% anual, un buen dato que se debe principalmente a la fuerte demanda en las rutas con Asia. Al tiempo, la capacidad internacional en esta zona ha retrocedido un 15% con respecto a hace un año.

En Europa, la demanda cae un 15,4% en comparación con el año anterior, con constantes aunque modestos incrementos que no logran sacar a todos los servicios del Viejo Continenten de cifras negativas, mientras que, en idéntico sentido, la capacidad se ha rebajado un 31,8%.

En Oriente Medio, los volúmenes de carga internacional han perdido un 2,6% anual en septiembre, con la capacidad retrocediendo un 23,6% con respecto a septiembre de 2019.

Por otra parte, en Iberoamérica, la demanda ha disminuido 22,5% en comparación con el año anterior, mientras que la capacidad se ha desplomado un 26,5% anual en septiembre. Finalmente, en África la demanda de carga aérea ha aumentado un 8,2% en el noveno mes del ejercicio, con la capacidad retrocediendo un 28,1% anual.