En el primer mes de 2020, la carga aérea mundial se ha reducido en un 3,3%, según los datos de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo, IATA. El sector inicia el año a la baja, marcando su décimo mes consecutivo de descensos.

El hecho de que comenzara a relajarse la tensión entre Estados Unidos y China hacía pensar en un posible repunte, pero la crisis del coronavirus, que ha afectado en gran medida a las cadenas de suministro globales, ha impedido el crecimiento.

No obstante, su impacto en la carga aérea en enero no ha sido especialmente notorio y se espera que sea mayor en los próximos meses. Probablemente uno de los motivos del descenso mensual ha sido el adelanto del Año Nuevo Chino respecto a 2019.

En lo que respecta a la capacidad, ha aumentado un 0,9%, con lo que suma ya 21 meses al alza. Desde IATA, prefieren esperar a conocer los datos de febrero para evaluar cuál está siendo el impacto global del coronavirus en la carga aérea.

Principales mercados de carga aérea

Por zonas geográficas, el mercado de Asia-Pacífico ha sido el que más ha contribuido a la caída mensual, con un retroceso del 5,9% en la demanda, mientras la capacidad se mantiene estable. Al mismo tiempo, el mercado norteamericano ha registrado un descenso del 1,3% en la demanda y un incremento del 3,4% en la capacidad.

En Europa, la demanda de carga aérea se ha reducido un 3,7% en enero, mientras la capacidad está un 3% por debajo del nivel de enero de 2019. En cambio, en Latinoamérica, los volúmenes han crecido un 1,4% y la capacidad un 2,4%.

Por su parte, en Oriente Medio la demanda ha experimentado un retroceso de un 1,4% y la capacidad ha ascendido un 2,9%. Finalmente, en África la demanda de carga aérea se ha incrementado en un 6,8%, al igual que la capacidad, que ha aumentado un 5,9%.