Durante el pasado mes de septiembre, los volúmenes de carga aérea internacional presentan un incremento de un 9,1% con respecto al mismo mes de 2019, según los registros de Iata.

En este contexto, la capacidad sigue constreñida y, en este sentido, se mantiene un 8,9% por debajo del dato del séptimo mes de hace dos años.

Iata detecta que la actividad de producción tira de la demanda de carga aérea, especialmente para suministro a corto plazo, a la vista de los cuellos de botella que dificultan el transporte por otros modos.

De igual manera, el organismo también señala que la competitividad del modo aéreo sigue aumentando, de tal manera que si antes de la crisis la carga aérea era 12,5 veces más cara que el transporte marítimo de contenedores, ahora este diferencial se ha acortado a pasos agigantados, de tal modo que en septiembre mover mercancía por vía aérea era solo tres veces más caro que hacerlo por mar en contenedor.

Evolución por zonas geográficas

Por zonas geográficas, en Asia y el Pacífico se ha recortado la demanda de carga aérea internacional un 0,2% con respecto a septiembre de 2019, con la capacidad internacional disminuyendo un 21% anual.

En Europa, la demanda se ha incrementado un 5,9% en comparación con el noveno mes de 2019, mientras que, en sentido contrario, la capacidad se ha rebajado un 12,4%.

En cuanto a América del Norte, la demanda ha crecido un 22,6% con relación a hace dos años, mientras que, al tiempo, la capacidad internacional en esta zona también ha ascendido un 4%, mientras que en Iberoamérica, la demanda ha disminuido un 15,7% en comparación con hace dos años, mientras que la capacidad también pierde un 15%.

Por último, en Oriente Medio, los volúmenes de carga internacional han ganado un 17,6% bianual en septiembre, con la capacidad retrocediendo un 4,1% con respecto al séptimo mes de 2019. En África, la demanda ha crecido un 32,8% en el período y, en idéntico sentido, la capacidad también asciende un 4,6% bianual.