La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC, ha aprobado la resolución de propuesta de cánones de Adif y Adif Alta Velocidad para 2017, que aplica por primera vez la nueva estructura establecida por la Ley 38/2015 del Sector Ferroviario.

Los cánones por utilización de las líneas ferroviarias son una serie de tarifas que las empresas ferroviarias abonan a los administradores de las infraestructuras cuando utilizan la red ferroviaria, y que deben servir para cubrir los costes de esas infraestructuras.

Competencia considera que Adif y Adif Alta Velocidad deberían recortar sustancialmente la subida de los cánones propuesta para 2017. Así, frente a la subida del 15% que plantean los gestores ferroviarios, la CNMC limita su incremento a un 4,2%.

El superregulador propone este recorte, entre otros factores, porque estas tarifas no pueden ser una barrera al crecimiento del transporte ferroviario, dado que afectaría a la demanda y a largo plazo se traduciría en unos menores ingresos para los gestores de infraestructuras.

Además, una propuesta de cánones muy alta podría repercutir en los viajeros que utilizan los servicios de alta velocidad, de forma que quienes no pudieran afrontar el coste directo del servicio quedarían excluidos del mercado.

Por otro lado, a la hora de calcular los cánones, desde la comisión han tenido en cuenta el coste unitario por viajero, que se estima sobre la previsión del tráfico ferroviario.

La CNMC ha considerado que la previsión de congelación que realizaban los gestores ferroviarios para la alta velocidad era demasiado conservadora, motivo por el que ha estimado un incremento del 3% en este tipo de tráfico, afirmando que los cánones deben «ajustarse de forma coherente con esta previsión».

Además, Competencia considera que Adif y Adif Alta Velocidad deberían «modificar su modelo de costes para cumplir con el reglamento comunitario antes de su fecha límite de aplicación, el 3 de julio de 2017″.