Tren de contenedores en el puerto Valencia

El puerto de Valencia confía en que la línea se incluya dentro de las redes prioritarias de transporte.

Las últimas mejoras en la línea ferroviaria Zaragoza-Teruel-Sagunto-Valencia han tenido una respuesta muy positiva por parte del tejido empresarial, multiplicándose por seis la demanda desde 2016, con una inversión de solamente 15,72 millones de euros.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, que ha participado en una jornada sobre este tramo del Corredor Cántabro-Mediterráneo, ha explicado que se ha pasado de cuatro trenes semanales a un total de 26. Esto ha llevado a duplicar la capacidad de la línea, en la que antes se ofertaban 42 surcos a la semana y ahora, 84.

De la inversión realizada, se han destinado 8,83 millones para la supresión de limitaciones temporales de velocidad, reduciéndose el tiempo de viaje. Igualmente, se han invertido 5,32 millones en la instalación del tren-tierra, que garantiza la disponibilidad de surcos horarios las 24 horas.

Por último, 1,57 millones  de euros se han utilizado para aumentar la capacidad portante en el tramo Sagunto-Teruel para suprimir la limitación de carga por eje y permitir que circulen convoyes de hasta 22,5 toneladas por eje.

Antes de que termine 2018, Adif tiene previsto realizar licitaciones para mejorar la conexión por valor de 65 millones de euros. En total, entre 2017 y 2023, cuando está previsto que finalicen todas las actuaciones, se invertirán 387 millones de euros. De ellos, 83,8 millones se destinarán a la infraestructura y vía, 266,2 millones a actuaciones energéticas y 36,8 millones a instalaciones de control y gestión del tráfico.

Necesidades futuras

No obstante, Martínez ha señalado «el agravio comparativo» entre el tramo norte y el sur del Corredor Cántabro-Mediterráneo. Mientras que entre Zaragoza y el Cantábrico están previstas inversiones por más de 12.700 millones de euros, en el que une Zaragoza y Sagunto se limitan a 387 millones de euros.

El presidente se muestra confiado en que la Comisión Europea apruebe el 22 de noviembre las enmiendas presentadas y la línea se incluya dentro de las redes prioritarias de transporte, porque «nunca debería haber tenido que desaparecer«.

Los flujos interregionales entre la Comunidad Valenciana, Aragón, Cantabria, La Rioja y País Vasco representan alrededor de 10 millones de toneladas anuales que se transportan por carretera, pero buena parte de ellos podría realizarse por ferrocarril, según Martínez, que ha recordado la importancia de sustituir el trazado por una vía de doble plataforma para que a medio plazo, el trayecto entre Zaragoza y Valencia no supere las dos horas y media.