El comité de empresa del Centro Portuario de Empleo de Valencia ha convocado seis jornadas de huelga a desarrollarse este mes de noviembre.

Todos los sindicatos con representación en el comité, como son Coordinadora de Trabajadores del Mar, Comisiones Obreras, Sindicato de la Estiba Independiente y Asociación Profesional de Estibadores Portuarios, han planteado paros de 24 horas de duración los días 10, 13, 18 y 20 de este mes mismo, así como otras 48 horas de huelga los próximos 26 y 27 de noviembre.

Con estas movilizaciones, los trabajadores del servicio portuario de estiba de mercancías del enclave valenciano piden que se especifiquen las funciones de los estibadores antes de iniciar la formación para implantar el nuevo sistema informático Navis N4 en dos de las terminales de contenedores del puerto.

Las jornadas han provocado reacciones en la dársena levantina, como la del propio Centro Portuario de Empleo de Valencia, para el que «los sindicatos persiguen con ello coartar la libertad y el derecho que tienen las empresas a organizar la formación de sus trabajadores, así como hacerse con competencias que son exclusivas de las empresas como son la planificación, organización, coordinación, control y seguimiento de las tareas portuarias».

Negativa de los sindicatos a iniciar la formación de Navis N4

La empresa coloca el origen del conflicto «en la persistente negativa de los sindicatos a iniciar la formación de Navis N4 frente a la defensa del derecho de las empresas a formar a los trabajadores acerca de las especificaciones de este nuevo sistema operativo», aunque «la dirección del CPEV ha expresado en más de una ocasión que garantiza la totalidad de los puestos de trabajo y de las condiciones salariales de toda la plantilla«.

Por otra parte, la Asociación Naviera Valenciana, que ha manifestado su «preocupación y asombro ante la convocatoria de huelga», que se produce, según la institución, en unos «momentos en los que España se encuentra en estado de alarma con una crisis sanitaria sin precedentes de consecuencias nefastas para la economía nacional».

Por lo que respecta al puerto de Valencia, la patronal considera que la huelga, a la que tachan de «desmesurada», «tendrá un impacto muy negativo en los tráficos y en la propia imagen del recinto portuario».

Al mismo tiempo, ANV apela a «la responsabilidad y sensatez de los sindicatos para que desconvoquen los paros previstos y tengan en cuenta que según lo previsto en la Ley 8/2011, de 28 de abril, el servicio de manipulación de mercancías es un servicio esencial en los puertos y serán los ciudadanos quienes sufran las consecuencias de estas acciones».