Una débil demanda acentúa la caída de los fletes marítimos

La floja demanda acentúa la caída de los fletes marítimos en los servicios intercontinentales, aunque no cae más por otros factores, como la incertidumbre económica y los costes energéticos, entre otros.

Jueves, 08/09/2022 por CdS

La congestión en los puertos californianos se reduce.

La escasa demanda de servicios de transporte marítimo que se registra en las últimas semanas está provocando que los fletes caigan.

Desde el punto de vista económico, esta situación se debe a dos factores esencialmente. Por un lado, la inflación está provocando que los consumidores dejen de compra y, por otro, muchas empresas norteamericanas y europeas han acumulado altos niveles de inventario a los que ahora tienen que dar salida en un escenario de menor consumo.

Además, también se da la circunstancia, como resalta Freightos en su análisis, que muchos cargadores han decidido cancelar los pedidos que habían adelantado de cara al pico de actividad de fin de año ante eventuales disrupciones en las cadenas de suministro, o bien porque en este contexto ya no son necesarios.

Así pues, los fletes en servicios transpacíficos han seguido descendiendo esta semana, hasta colocarse, según Freightos, un 70% por debajo de los registros de principios de año, en niveles de enero del año pasado.

En este caso concreto, al reducirse la congestión en los puertos californianos, la circulación de barcos se ha hecho más fluido y ha aumentado la capacidad disponible de la flota en estas rutas, aunque, parece que la congestión se ha trasladado al golfo Pérsico, motivo por el que los precios de los servicios entre Asia y la costa este de los Estados Unidos no retrocedan en igual medida.

Así mismo, los fletes entre Asia y el norte de Europa también son un 25% inferiores a los niveles que han mantenido desde mayo hasta principios de agosto, pese a que la caída de los volúmenes ha incrementado las omisiones de servicios.

Sin embargo, pese a esta evolución a la baja, los precios de los servicios de transporte marítimo intercontinental de mercancías siguen ostensiblemente por encima de los que se registraban en 2019, antes de la pandemia, debido a diversos factores, como el mantenimiento de un cierto grado de congestión, la incertidumbre sobre la pandemia, las disputas laborales en algunos puertos o los altos costes de los combustibles.