La flota inactiva de portacontenedores ha caído a día 30 de marzo hasta las 338 unidades, que suman 2,12 millones de TEUs de capacidad. La cifra está ligeramente por debajo de los 2,46 millones de TEUs que se alcanzaron el 2 de marzo, debido principalmente a la reanudación de algunas escalas canceladas durante las vacaciones del año nuevo chino, que este año se han alargado con motivo del coronavirus.

Sin embargo, este alivio para el sector de los contenedores será bastante breve, pues en abril se ha producido una nueva oleada de cancelaciones, habiendo retirado algunas navieras hasta el 30% de la capacidad en algunas conexiones.

El elevado número de cancelaciones de escalas y servicios en las últimas semanas podría elevar la flota inactiva de portacontenedores hasta los tres millones de TEUs, sobrepasando el récord alcanzado a principios de marzo.

250 escalas canceladas

Solamente en el segundo trimestre, se cancelarán 250 escalas por parte de las navieras para adaptarse a la caída de la demanda, que a su vez es consecuencia del cierre de numerosas empresas en los países más afectados por el Covid-19.

Destaca la retirada del servicio AE-2/Swan de la red 2M, que iba a operar con 12 buques de 23.000 TEUs entre Asia y el norte de Europa. No obstante, los recortes en la capacidad se están registrando en todas las rutas, pues además de las que unen Asia y Europa, Asia y Norteamérica, y las conexiones transatlánticas, se han aplicado reducciones en Sudamérica, Oriente Medio, el subcontinente indio, África y Oceanía.

En este sentido, los operadores se verán forzados a dejar inutilizado gran parte de su tonelaje, algo que afectará a los buques de todos los tamaños. Parte de la flota inactiva se está enviando para la instalación de ‘scrubbers‘ a los astilleros, donde ya se encuentran buques que suman 1,02 millones de TEUs de capacidad para estos trabajos.