La OCDE y el ITF analizan el impacto de los megaportacontenedores

Se espera que la capacidad entre el norte de Europa y Norteamérica aumente un 6% en octubre y noviembre.

Hasta agosto de 2017, el transporte de contenedores desde el norte de Europa hacia Norteamérica se ha incrementado un 4,7%, casi el doble que el ritmo de crecimiento anual registrado en 2016, según recoge el último informe de la consultora Drewry.

Este resultado se debe, en gran medida, a las importaciones de México, que suponen el 38% del volumen adicional registrado, con casi 100.000 TEUs más. Mientras, Estados Unidos, con un aumento del 4,2% en los volúmenes gestionados, ha aportado 59.000 TEUs extra, y Canadá, con un mínimo crecimiento del 0,3% que ha supuesto 1.500 TEUs.

México se ha convertido en el séptimo mercado de fabricación de vehículos del mundo y gran parte del tráfico de contenedores adicional hacia el país está relacionado con las materias primas y componentes que necesita el creciente número de plantas de ensamblaje y los proveedores.

Las nuevas inversiones de Kia, Toyota, BMW y Daimler-Benz impulsarán la capacidad de la industria del automóvil mexicana hasta los cinco millones de vehículos anuales en 2022, por encima de los 3,4 millones de 2015. De cara a 2020, se espera que una de cada cuatro unidades montadas en Norteamérica se fabrique en México.

trafico-entre-europa-y-norteamerica

Esto impulsará los flujos en el Transatlántico, especialmente ahora que la administración estadounidense parece haber abandonado la idea de introducir impuestos fronterizos. No obstante, el movimiento de piezas de automoción desde los puertos de Europa del norte ha retrocedido ligeramente en 2017, al estancarse las ventas de vehículos en América.

Las exportaciones desde Norteamérica, en su caso, han repuntado un 2,9%. Entre 2010 y 2016, las exportaciones desde Estados Unidos hacia el norte de Europa no se han salido de unos márgenes entre 1,3 millones de TEUs y 1,37 millones, lo que supone una diferencia de menos de un 5%.

Para la consultora, el dólar debe fortalecerse más para lograr un fuerte impulso en el tráfico hacia el continente europeo. Aunque se lograra un aumento de las exportaciones con una moneda aún debilitada, los excedentes con los que cuentan las navieras en zonas como Nueva York impedirán el aumento de las tasas de retorno.

Aumento de la capacidad

En cuanto a la capacidad en el ámbito transatlántico, está incrementándose poco a poco. Se espera que que aumente un 6% en las rutas entre el norte de Europa y Norteamérica, y un 13% en las conexiones inversas en los meses de octubre y noviembre, debido principalmente a la mejora de los servicios existentes y no tanto a la puesta en marcha de nuevas rotaciones.

Así, MSC ha reemplazado dos buques de 6.700 TEUs en el servicio TA2 de la red 2M por embarcaciones con capacidad para 8.000 TEUs. Mientras, ACL ha recibido un portacontenedores de 3.800 TEUs para reemplazar sus antiguos buques ro-ro que cubrían el servicio del Atlántico Norte.

Se prevé que la demanda desde el norte de Europa hacia el mercado norteamericano vaya disminuyendo durante el resto de 2017, aunque las tasas de carga se mantendrán firmes.