El Hub de Lloyd’s Register para la Descarbonización Marítima y el Centro Maersk McKinney Møller para un Transporte Marítimo Neutro en Carbono han unido fuerzas con MAN Energy Solutions, Mitsubishi Heavy Industries, NYK Line y Total para desarrollar una guía sobre el uso seguro del amoníaco como combustible marino.

En este documento, que estará listo en 2021 según explican desde Anave, se llevará a cabo una evaluación cuantitativa de los riesgos y la seguridad de su uso, que luego servirá para el desarrollo de mejores prácticas en los proyectos y operaciones.

También se determinarán los riesgos de los equipos y espacios dedicados al almacenamiento del amoniaco, y se valorará el riesgo de muerte por escapes no intencionados.

Para ilustrar el potencial de las medidas para reducirlos, se evaluarán distintos proyectos de buques optimizados para el uso del amoniaco, cuya producción a partir de fuentes de energía renovables lo convierte en un combustible libre de emisiones de carbono.

El amoniaco es una de las soluciones más prometedoras a largo plazo para la descarbonización del transporte marítimo, pero debido a su toxicidad, es fundamental minimizar los riesgos y problemas de seguridad para las personas y el medio ambiente en su manipulación, almacenamiento y transporte.