Se acerca uno de los momentos de mayor actividad para la paquetería y el comercio electrónico, de cara a la llegada a final del mes del ‘Black Friday’ y el lanzamiento de la campaña navideña ya en diciembre, para la que se espera un volumen de actividad de 2,2 millones de paquetes diarios.

Precisamente en medio de esta febril actividad, las tensiones laborales podrían poner en riesgo la actividad de dos de los principales actores del e-commerce en España: Amazon y Correos, aunque ambas empresas barajan medidas que les permitan sortear estas dificultades y seguir prestando servicio con normalidad.

Por un lado, Amazon, que acumula una gran parte de los envíos de comercio electrónico tanto en España como en otros países europeos, vive desde hace meses tensiones laborales en su principal plataforma logística en el país, la del municipio madrileño de San Fernando de Henares, a cuenta del convenio colectivo a aplicar, una situación que podría producir incidencias en los envíos que se gestionan desde estas instalaciones, ante las jornadas de huelga previstas para los próximos 23 y 24 de noviembre, así como entre el 7 y el 9 de diciembre y los días 15 y 30 de diciembre.

Sin embargo, el e-tailer está en condiciones de poder desviar gran parte de su flujo de mercancías a otras plataformas españolas, como ya ha hecho en ocasiones anteriores, y evitar de este modo cualquier posible afectación en el servicio de cara a los destinatarios finales de las entregas.

Por otro, en Correos, que acumula una gran porción del mercado español de paquetería, junto con MRW y Seur, vive un intenso calendario de movilizaciones sindicales que persiguen mejoras en las condiciones laborales, así como asegurar la función de servicio público que tiene el operador postal.

Así pues, las principales centrales sindicales de Correos llevan a cabo desde la primera semana de noviembre y hasta final de año diversas movilizaciones tanto a nivel nacional como por comunidades autónomas, con paros de tres horas entre el 5 y el 16 de noviembre que podrían desembocar en tres jornadas de huelga los próximos 30 de noviembre, así como el 21 y el 26 de diciembre.

En esta coyuntura, el operador postal público viene fortaleciendo desde hace unas semanas el funcionamiento de su filial de paquetería urgente, Correos Express, para que pueda hacer frente a los elevados volúmenes de envíos de paquetería que se mueven en noviembre y diciembre, a través de nuevos contratos temporales con empresas de transporte y reparto de toda la geografía española, evitando así en la medida de lo posible los efectos de la huelga en la matriz sobre las entregas de e-commerce.