Instalaciones de los astilleros de La Naval en Vizcaya

Un juzgado mercantil designará un administrador concursal para supervisar la actividad de la empresa.

Los accionistas del astillero La Naval, en el municipio vizcaíno de Sestao, han aprobado la solicitud de concurso de acreedores planteada por el Consejo de Administración, ante el vencimiento de los plazos legales previstos en la situación de preconcurso en que se encuentra desde principios de junio.

En los dos últimos ejercicios, la empresa ha registrado unas pérdidas de 80 millones de euros y acumula una deuda con la banca de 150 millones. El Comité de Dirección se ha comprometido con los trabajadores a realizar los esfuerzos necesarios para mantener la actividad, pero de momento las propuestas analizadas para lograr un saneamiento financiero han resultado inviables.

En este sentido, el astillero, con cuatro buques en proceso de construcción, necesitaba una ampliación de capital cifrada en 42 millones de euros y uno de los accionistas de Naviera del Norte, que cuenta con el 10,5% de las acciones, se mostró dispuesto a suscribir el 80% de esta cantidad.

A finales del mes de julio, solicitó más tiempo para reunir los fondos, pero finalmente no ha podido presentar una propuesta firme, por lo que ante la ausencia de otros inversores interesados, la Dirección ha decidido acogerse al concurso de acreedores.

La solicitud deberá presentarse en el juzgado mercantil, que designará un administrador concursal para supervisar la actividad de la empresa, pudiendo resolver contratos, decidir despidos e incluso promover Expedientes de Regulación de Empleo.

Además, debe proponer un convenio a los acreedores para superar la crisis y de no hacerlo, podrían proponerlo ellos mismos. Si nadie hace una propuesta o no se llega a un acuerdo, se procederá a la liquidación de empresa, y se pondrán a la venta los activos con el fin de pagar a los acreedores.